Sobre el FOSPA

El Foro Social Mundial es un espacio que agrupa a miles de movimientos sociales, organizaciones, colectivos y personas que luchan por una globalización alternativa basada en la justicia social y ambiental. Existe desde 2001 y se realiza casi anualmente desde entonces en diversos lugares del mundo.

Su actividad y estructura incluye también otros foros mundiales, temáticos, regionales, subregionales, nacionales y municipales que se organizan de acuerdo con su Carta de Principios. Entre ellos, el Foro Social Panamazónico – FOSPA, que se realiza desde el año 2002.

Su objetivo es aglutinar a pueblos, poblaciones y personas interesadas e involucradas con la Amazonía, región de seis (6) millones de kilómetros cuadrados del centro y norte de Suramérica, donde viven ancestralmente decenas de pueblos originarios con más de seis familias lingüísticas y existe una de las mayores reservas de biodiversidad y agua del planeta, incluyendo el bosque tropical más grande del mundo.

En ella nueve (9) actuales países comparten culturas, fronteras, climas, geografía y graves amenazas de depredación de la naturaleza que afectan a toda la humanidad. Como nunca antes, la Madre-Tierra está en gran peligro. Se está intensificando la explotación de los ríos, de la selva, las riquezas naturales y de la vida en general. El sistema capitalista hace todo para implementar en el corazón de la Pan-Amazonia una nueva forma de colonialismo y extractivismo. Se dedica a la construcción de megarepresas hidroeléctricas, carreteras, grandes proyectos de minería, la agroindustria de monocultivos, violando los derechos territoriales de los pueblos indígenas y las comunidades tradicionales, acelerando de esta manera el cambio climático y la pobreza.

Esto genera luchas de resistencia, defensa y elaboración de propuestas alternativas para el Buen Vivir, generando debates que incluyen la mercantilización de la naturaleza y la privatización de los bienes comunes como falsas soluciones vendidas a los pueblos.

La crisis civilizatoria también está presente en la Pan-Amazonia. Los procesos de desintegración impulsados por grandes programas intensifican la destrucción de lo social y de la biodiversidad de los bosques amazónicos. Al mismo tiempo no toman en cuenta las prácticas económicas seculares que garantizan la seguridad alimentaria a los pueblos, e ignoran la histórica cultura de indígenas, pescadores, habitantes de los ríos, campesinos, afro-americanos, entre otros. Criminalizan las protestas y encarcelan a los líderes de sus pueblos en el campo y en la ciudad, produciendo asesinatos y miles de presos políticos.

Los pueblos de la Pan-Amazonía resisten heroicamente y defienden su modo de vida y su autodeterminación; exigen Estados Plurinacionales que construyen la unidad en la diversidad, y luchan por alternativas políticas de justicia e igualdad. Además fortalecen el consumo justo, la democracia y la garantía de los derechos. Al mismo tiempo enfrentan conflictos y visibilizan muchas experiencias exitosas en toda la Pan-Amazonía.